Ri nuk’u’x usolon chik – Mi corazón ya lo había decidido

Q50.00

Por dignidad yo no debía aceptar ese premio; mi corazón ya lo había decidido. Además, no creía que efectivamente me otorgarían el premio. Y así, sin esperarlo llegó el día y se notificó.

¿Cómo asumir este compromiso? Si bien es cierto que yo tenía clara mi posición con respecto al Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias, también debo reconocer que, en el momento de tomar la determinación, no fue fácil: me temblaban los pantalones.

«Ella me dijo: tu rechazo al premio fue una huelga de hambre por tu dignidad…»

Humberto Ak’abal